Internacionales: Fernando Diaz, Hay que limpiar las redes sociales de los indeceables

image

Los mensajes injuriosos vertidos en las redes
sociales tras el asesinato a tiros de la
presidenta de la Diputación de León y del PP
en esa provincia, Isabel Carrasco, ha abierto
un debate en la clase política sobre el uso
indebido de Twitter o Facebook y, en algunos
casos, sobre su regulación.
El ministro Jorge Fernández Díaz ha calificado
de “bochornosas” y “actos de apología del
delito y el odio” algunas de las frases
publicadas. “Hay que limpiar las redes de
indeseables”, ha señalado el ministro del
Interior, tras presidir en Valdemoro (Madrid) el
acto del 170º aniversario de la fundación de la
Guardia Civil. Fernández Díaz ha hecho un
llamamiento a la reflexión y ha pedido “poner
en valor la actuación de los políticos” ya que,
según ha dicho, “fuera de la democracia solo
hay anarquía”.
Aunque el ministro del Interior ya ha
anunciado que se ha abierto una investigación
para determinar si esos mensajes son
constitutivos de delito, los políticos no han
permanecido ajenos a esta polémica.
La mayor parte de los políticos coinciden en
que este tipo de hechos ya están tipificados en
el Código Penal, aunque algunos han ido más
allá y piden reformas legales para atajar estas
prácticas.
El portavoz del PSOE en la Comisión de
Sanidad, José Martínez Olmos, ha sido quien
más claramente se ha mostrado a favor de
regular el uso de las redes sociales, hasta el
punto de que ha escrito un comentario en su
blog personal urgiendo a hacerlo.
Martínez Olmos ha tenido que aclarar a través
de Twitter que hablaba a título personal y no
en nombre del PSOE, después de que el partido
difundiera a través de la misma red social un
mensaje negando que los socialistas propongan
tal regulación.
Y es que el diputado andaluz asegura que su
indignación por ese asesinato se ha visto
incrementada “sin límite ante la catarata de
comentarios indignos que muchas personas
desalmadas han vertido en las redes sociales”.
Usuario activo de las redes sociales, Martínez
Olmos dice que cada vez hay “más llamativos
abusos” que determinadas personas y grupos
organizados hacen de las redes para insultar,
presionar y denigrar a quienes no piensan
igual o no opinan igual.
Por eso, cree que ha llegado el momento de
regularlas, convencido de que “no todo vale y
menos cuando se incita a la violencia o se
denigra a las personas o las instituciones”.
“El PSOE no ha pedido la regulación de las
redes sociales”, se ha visto obligado a decir
este partido a la vista del aluvión de criticas
que estaban recibiendo por el comentario de
este diputado.
Incluso una compañera suya de bancada, la
canaria Patricia Hernández, ha escrito un tuit
en el que considera innecesaria una nueva
regulación, aunque sí más educación y
responsabilidad, al tiempo que recuerda que
“lo que es amenaza fuera de Twitter también lo
es dentro”.
También ha terciado en la polémica, el
portavoz del PP en el Congreso, Alfonso
Alonso, que ha censurado los comentarios
“inaceptables” que se están sobre el asesinato
de Isabel Carrasco.
“Hay alguna red social que se está convirtiendo
en un lugar muy poco recomendable”, “no voy
a darles mas cancha, creo se califican a si
mismos”, ha dicho en declaraciones en el
Congreso.
No obstante, ha añadido que España es un país
solidario de “gente buena” y que cuando se
produce un crimen de esta naturaleza el
“sentimiento es de repulsa en toda la gente que
importa”.
Su homóloga en el PSOE, Soraya Rodríguez, se
ha limitado a decir que no se puede justificar
ningún asesinato.
En esa misma idea ha abundado el portavoz
parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran
Lleida, para quien no hay nada que justifique el
asesinato de una persona, sea quien sea, ya sea
un político, un trabajador “normal y
corriente”, un empresario…
Tras calificar de “inconcebible e
impresentable” que alguien haya querido
justificarlo a través de las redes sociales,
Duran Lleida ha admitido que no es fácil
opinar sobre si deben regularse mejor, porque
hay que conjugar la libertad de expresión con
otros derechos de los ciudadanos.
Hoy por hoy, no obstante, el Código Penal
ofrece instrumentos para combatir ese tipo de
comentarios, que pueden ser un insulto, una
injuria o una calumnia, ha indicado, aunque el
anonimato que a veces permiten las redes
sociales puede dificultar la persecución.
Totalmente en contra de una nueva regulación
se ha mostrado el diputado de IU Alberto
Garzón, que lo ha tachado como “otra forma
más de censura”, que está “en consonancia con
estos tiempos” de recorte de libertades.
El pasado mes de abril, la Guardia Civil detuvo
a 21 personas por proferir en las redes
sociales e internet diferentes mensajes
ofensivos a las víctimas del terrorismo.
Entre las víctimas insultadas figuraban Irene
Villa, Miguel Ángel Blanco y Fernando Trapero,
el guardia civil asesinado por la banda en
Francia en 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s