Ciencia: Descubren Microalgas en el desierto de Atacama, Chile

AGENCIAS.- La investigación se centró en
Salar Grande y Yungay, en
pleno desierto de Atacama.
Investigadores del Museo
Nacional de Ciencias
Naturales (MNCN) de
España descubrió la
presencia de microalgas
en el desierto de Atacama ,
en Chile, el lugar más árido
del planeta, un hallazgo
que puede servir para
encontrar las
biomoléculas que les
protegen en condiciones
tan extremas .
Los científicos publicaron
los resultados de su
trabajo en “Enviromental
Microbiology” y aseguran
que es la primera vez que
se constata la presencia
de un microorganismo
fotosintético y eucariota
en un ambiente de
extrema sequedad , en
concreto en una zona del
desierto llamada Salar
Grande, a 680 metros sobre
el nivel del mar.
Los expertos descubrieron
colonias de microalgas
que habitan en el interior
de halitas, rocas
compuestas de sal común,
dijo a Efe Jacek Wierzchos,
investigador del MNCN.
Según Wierzchos, son
precisamente las
propiedades higroscópicas
-capacidad de algunas
sales de absorber
humedad- de las halitas
las que facilitan la
retención de agua en su
interior.
La investigación se basó
en el análisis de las
características
ambientales y
microbiológicas de dos
zonas del desierto que,
aparentemente, eran
iguales: Salar Grande y
Yungay.
En Salar Grande hay más
agua que en Yungay ya
que todos los días se
alcanza una humedad
relativa de aire cercana al
80 % que hace posible la
delicuescencia.
Las halitas absorben agua a
diario y presentan una
estructura porosa y un
tono más claro que facilita
que los rayos de sol
penetren en la roca para
la fotosíntesis de las
microalgas.
Para los investigadores del
Grupo de Ecología y
Geomicrobiología del
MNCN, este trabajo es
importante porque
ahonda en el
conocimiento sobre la
presencia y resistencia de
la vida en ambientes
extremos y porque puede
servir de base para buscar
vida en otros lugares
extremos como el planeta
Marte.
Pero también, porque si
estos microorganismos
son capaces de soportar
situaciones de extrema
radiación solar y
ultravioleta, máxima
salinidad y/o
temperaturas -las rocas
pasan diariamente de 60
grados a 9 bajo cero- es
por “unas biomoléculas
extraordinarias que les
protegen de esta
condiciones tan
adversas” .
El siguiente paso es
buscar estas moléculas y
esto , según Wierzchos,
podría abrir una puerta a
futuras aplicaciones
biotecnológicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s