Deportes: Sevilla se proclama campeón de la liga europea

image

El Mundo/España.- Bajo el majestuoso telón de los Alpes, frente a
la lápida de los caídos en Superga, extendió su
leyenda el Sevilla , el equipo que nunca se
rinde, el equipo que ha hecho de Europa su
reino. La tercera Europa League , en su
tercera final, ya es presente, ya es historia,
firmada en los penaltis, como en Glasgow,
lograda frente a un rival mayor que entonces y
en Eindhoven. El mayúsculo Benfica, el
maldito Benfica, derrotado en su segunda
final seguida, la octava europea desde que,
hace 52 años, Guttmann les sometiera a su
maldición . Hubo una grandeza en la tragedia
del Benfica que otorga más dimensión al
prodigio del Sevilla, que sigue marcando
época. [Narración y estadísticas (Sevilla 0
(4) – Benfica 0 (2)]
Para alcanzar la cima que sólo antes hollaron
Liverpool, Inter y Juventus , tuvo que sudar
sangre el Sevilla. Desfondado, por momentos
avasallado, resistió hasta los penaltis, donde
aguardó el último de los signos que durante el
camino le hicieron pensar que esta Europa
League también sería suya. Quiso ver en Beto,
que ya en cuartos dominó en esta suerte al
Betis, el aura de Andrés Palop, héroe en
Glasgow, presente en la grada del Juventus
Stadium. Fue exactamente así. A derecha y a
izquierda, cazó el felino portugués a Cardozo y
a Rodrigo , para alzar al Sevilla al cielo. Su
séptima Copa en los últimos ocho años. La
leyenda que no cesa.
Había entrado mejor el Sevilla al partido, con
un plan que era gemelo del del Benfica: dos
equipos directos, sin concesiones, un juego sin
intermedios, presión, robo y disparo. Lo hizo
mejor el Sevilla porque, con el partido cargado
de gasolina, las piernas aún fuertes y el
pulmón lleno, contaba con la diferencia de
Rakitic, dispuesto a no pasar desapercibido en
la noche de los grandes. Pronto se advirtió que
nadie lo era más que él sobre la hierba del
Juventus Stadium. Con la catapulta de Rakitic y
la movilidad de Bacca el Sevilla gobernó más.
Lamentablemente, todo quedó en un amagar y
no dar. Bacca, en una acción donde reclamó
agarrón de Luisao al revolverse, gozó de la
mejor ocasión de los andaluces antes de un
descanso que, sin embargo, acabaron
agradeciendo como agua de mayo.
Porque penalti, el que realmente lo pareció,
fue el de Fazio a Gaitán, en prácticamente la
última acción del primer tiempo, un momento
definitivo. Venía el Sevilla de temblar en una
sucesión de dudas, muy alentada por un Beto
remiso a abandonar el calor de sus palos.
Maxi Pereira lo había aprovechado para
rematarle literalmente en la cara, igual que
antes Garay lo hizo para tirarle abajo, al pie.
De repente, en otra jugada mal interceptada
por los blancos, Beto se vio venir de frente a
Gaitán. Fazio, cargado ya con amarilla, había
perdido la ventaja. Aún así fue con todo. Un
farol tirado con todas las consecuencias, en el
que perfectamente se le podía haber ido la
Copa al Sevilla, porque el argentino tocó
pierna del atacante benfiquista. El árbitro
alemán, el señor Brych , consideró que
tampoco era cosa de cargarse la final. Y al
Sevilla, claro.
Guttmann ‘salva’ al Sevilla en la
segunda parte
Signos. Los signos volvían a sonreír al Sevilla,
volvían a preocupar al Benfica, que ya había
visto irse prontamente a Sulejmani con una
lesión en el hombro. A Jorge Jesús se le
comían los demonios. El susurro de Guttmann
volvía a soplar en Turín. Y se hizo vendaval en
el arranque de la segunda parte, cuando una
pérdida de Alberto Moreno, irreconocible
hasta el espanto, derivó en un drama
solventado con Carriço y Pareja sacando bajo
palos el doble remate de Gaitán y de Lima. El
Benfica, superior en todo, comenzó a
preguntarse de qué manera iba a ser capaz de
marcar…
Sólo la maldición roja sostenía al Sevilla en
el partido. Un Sevilla deshecho. El escenario
había cambiado por completo. Las fuerzas
parecían abandonar al Sevilla en el momento
del parto: hace nueve meses que arrancó a
competir precisamente en la Europa League.
El agotamiento ya había amenazado en los
últimos partidos, pero se reveló en su
esplendor el día menos apropiado. Antes del
derrumbe, el equipo tuvo un arrebato de
orgullo y se le fue al cuello al Benfica. El
partido se abrió ahí como un melón. A los
cinco minutos ya se jugaba como si estuvieran
en la prórroga, a la que luego llegarían. Las
oportunidades cayeron en cascada. La final
adquirió mucho vuelo.
Fue Rakitic, cómo no, quien salió al rescate
del Sevilla, quien recordó al Benfica lo que es
el miedo. Se agazapó el croata para robar en la
zona más dolorosa, tres cuartos y con Bacca
en aceleración. El pase fue perfecto, por
supuesto, pero el colombiano resultó
insolvente en el momento más insospechado.
Iba en ventaja sobre Luisao , que no tenía más
remedio que pegarle para interceptar la
acción, pero Bacca aceleró el disparo para
evitar el contacto. La pelota le salió mordida,
fea.
El agotamiento deja paso a los
penaltis
Ahí el manicomio había abierto ya de par en
par las puertas. Las pizarras de Jorge Jesús y
Emery , esos sesudos estrategas, volaron en
mil pedazos. Cada equipo parecía retarse
permitiendo una ocasión más clara,
descubriendo mandíbula e hígado. Era a ver
quién aguantaba más, quién pegaba mejor.
Entre medias de la masacre, Rakitic ofreció un
altísimo recital de fútbol. Un toque de
elegancia en medio del aquelarre. Junto a él,
fue de arte el partido de Vitolo. Decían que
llegaba tocado, y luego resultó un ciclón. El
canario, roto, aguantó estoicamente en pie, en
un Sevilla sostenido ya por la heroica, en un
esfuerzo conmovedor. Por eso no aguantó
Emery la indolencia de Marin, al que cambió al
rato de salir. Una crucifixión en toda regla. De
rodillas, sudando sangre, aún tuvo el partido el
Sevilla, con la última genialidad de Rakitic y el
remate errado de Bacca frente a frente con
Oblak . No era la noche del colombiano. La
noche correspondía a Beto , continuador de la
gloria sevillista y de la maldición que asola al
Benfica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s