Internacionales: En Honduras, Diez personas entre ellos policías y militares acusados de violación contra una menor de edad.

image

Foto: El Heraldo Honduras

El Heraldo.- La separación de sus padres y el viaje de su
madre al extranjero marcaron una difícil
camino en la adolescencia de “Candy” (nombre
ficticio), la menor de 15 años víctima del delito
de proxenetismo en el cual se implica a la
hermana de su madrastra, Xiomara Patricia
Olivera Paguaga, quien hoy será presentada en
audiencia inicial en los Juzgados con
Jurisdicción Nacional.Según el requerimiento
fiscal, la menor vivía en una colonia de
Tegucigalpa junto a sus padres, pero después
de la separación, su padre viajó a Olancho y su
madre al extranjero por lo que ella fue llevada
a vivir con una hermana de su papá.En el
expediente judicial al que EL HERALDO tuvo
acceso, la niña relata que después de un tiempo
su padre se hizo de una nueva esposa con la
cual no tiene una buena relación por lo que no
podía vivir con él, ya que su madrastra no la
toleraba.
La niña indica que su nueva madre “no me
quiere mucho por eso es que yo tengo un año
de estar viviendo con Xiomara Patricia Olivera
Paguaga, ella es hermana de mi madrastra”.La
menor le dijo a los fiscales que llegó a vivir
donde Xiomara porque su madrastra no la
quiere y la supuesta proxeneta le ofreció
ayudarle con los estudios a cambio que le
apoyara con el oficio de una tienda de ropa que
tiene en Juticalpa, Olancho.Ante la negativa de
su padre de tenerla con él, y sin contar con el
apoyo de otro pariente, la niña, que estudia el
segundo curso de ciclo común, aceptó irse a
vivir a vivir donde la hermana de su madrastra,
por lo que “ella (la madrastra), me trajo donde
ella (Xiomara)”.Comienza el infiernoEl relato de
la joven indica que ya en poder de Xiomara,
comenzó a trabajar en la tienda, en donde
conoció a un muchacho que le propuso ser
novios pero su “cuidadora” se negó aduciendo
que su padre no lo permitiría y se enojaría al
darse cuenta, por lo que la niña se negó a ser
su novia.A los pocos días, al negocio llego un
doctor, mayor de edad quien dijo estar
interesado en unos boxers, por lo que la menor
le dio el número telefónico de Xiomara para
que le diera más detalles del producto.“Enton
ces, según sé, ellos se pudieron de acuerdo y
un día ella me dijo que el doctor quería salir
conmigo a comer un helado y yo le dije que no
quería salir con ese viejo, pero ella insistía en
que saliera con él porque me iba a apoyar en
todo, sin pedirme nada a cambio”, establece el
expediente.La menor relata que después de eso
siguió saliendo con el médico porque le daba
dinero y Xiomara la presionaba para que
aportara en los gastos de la casa. “Con él no
tuve relaciones porque las veces que él me
proponía yo me negaba porque no me gustaba”,
dice la declaración.Hace siete meses, la
presunta proxeneta le dijo a la menor que
saliera con otro joven, con quien ella ya se
había puesto de acuerdo de tener relaciones
sexuales al hacerse pasar por ella (la menor).
Xiomara le dijo a la menor que fuera al
parquecito donde la iba a esperar un hombre y
que se fuera con él porque le iba a prestar un
dinero.“Me llevó a un motel… y cuando
estuvimos ahí, me dijo que íbamos a tener
relaciones sexuales y yo le dije que no, que
Xiomara me había dicho que solo me iba a
prestar un dinero y fue así que me di cuenta
que Xiomara ya había tratado con él y le había
dicho que me diera dinero para tener
relaciones sexuales, porque él me dijo que nada
era gratis y que íbamos a tener sexo ya que en
eso habíamos quedado y así me di cuenta que
ella se hacía pasar por mí y fue por eso que
accedí”, indica la acusación.Después de tener
relaciones sexuales, el sujeto llevó a la menor
hasta la casa de Xiomara, a quien la niña le
entregó el dinero completo “ya que antes de
salir me había dicho que no llegara si no le
llevaba el dinero porque yo no aportaba a la
casa de ninguna forma, que tenía que ganar
dinero, que yo era como una carga y fue por
eso que acepté tener relaciones con hombres a
cambio de dinero”.La menor le dijo a los
fiscales que después de eso, ella sostenía
relaciones sexuales con ocho o diez hombres a
la semana, en el día o en la noche, algunos la
llevaban a moteles.Clientes uniformadosEn
ocasiones los actos sexuales se realizaban en la
sala de la casa de Xiomara “cuando los clientes
eran policías o militares conocidos de ella, con
los que tenía confianza”.La menor afirmó que
la sospechosa hacía los tratos por teléfono
haciéndose pasar por ella y después solo le
decía qué hombre pasaría a traerla o llegaría a
la casa.“Ellos me pagaban a mí, pero como ya
habían hecho el trato con ella, ella ya sabía
cuánto me pagaban y me obligaba a darle todo
el dinero, sin quedarme con nada”, agrega.En el
relato dice que Xiomara le decía que ese dinero
era un pago a lo que ella le daba como la
comida, los estudios y la estadía en su casa.“Yo
he tenido relaciones sexuales con policías
(menciona a diez, pero se omiten por efectos
de investigación) los cuales algunos son
oficiales porque ellos me lo han dicho y
también con militares de nombre coronel
Andrés Flores (capturado hoy. Igualmente se
menciona a otro que también se omite por
estar bajo investigación)”, acusa la menor.Ella
indica que los tratos siempre fueron con
Xiomara que solo le decía quién llegaría a
traerla y que al regresar debía entregarle todo
el dinero “porque sino ella me va a correr de la
casa y yo no tengo a dónde ir”.La menor indica
que la mujer le cobraba a los clientes según su
condición económica, “siempre era entre una
cantidad de 300, 500 a 2,000 lempiras”. La
menor dice en su declaración que en una
ocasión trató de tomar parte del dinero para
comprarse una camisa pero la presunta
proxeneta le regañó y la empujó, al mismo
tiempo que le dijo que no fuera a gastar el
dinero, que debía entregárselo completo.Los
capturadosEl martes la Fiscalía Especial de la
Niñez allanó la vivienda de Xiomara, ubicada en
el barrio Belén, de Juticalpa, Olancho, en
donde recuperó a la menor y capturó a la
presunta explotadora sexual.Luego, en los
Juzgados de Juticalpa se detuvo al agente Edi
Rolando Caballero Merlo, quien de manera
voluntaria se presentó luego que le dijeran que
su nombre estaba en una lista de agentes que
pagaban por tener relaciones sexuales con una
menor.Cabe mencionar que en la lista que da la
menor, no aparece este agente, quien también
es estudiante de la carrera de Ingenieria en
Negocios de la cual cursa las últimas clases.
Además es un joven casado y padre de un bebé
de pocos meses de nacido.El clase I de Policía
afirmó que no conoce a la presunta proxeneta
y mucho menos a la menor afectada, por lo
que desconoce la razón por la cual lo vinculan
al caso.La Fiscalía de la Niñez acusó a Caballero
Merlo por el delito de relaciones sexuales
remuneradas en perjuicio de la menor, quien
no lo nombra en su lista .AudienciaHoy a las
10:00 AM, se realizará la audiencia inicial en
contra de los dos acusados, quienes ante el juez
con Jurisdicción Nacional deberán aportar los
medios de prueba para tratar de desvanecer los
argumentos del Ministerio Público.Como una
prueba anticipada en el caso, ya se presentó la
declaración de la menor afectada quien se
encuentra bajo protección de la fiscalía, ya que
no tiene un familiar que la proteja, según su
propio testimonio.

NOTIMEDIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s